Normas Secundarias Ambientales

La gestión ambiental del recurso hídrico requiere del empleo de una serie de herramientas que asegure su uso de manera sustentable, protegiendo y manteniendo su calidad, resguardando el desarrollo de los usos prioritarios y asegurando la preservación de comunidades acuáticas y sistemas bióticos asociados.
Una herramienta de gestión ambiental ampliamente empleada es la NORMA AMBIENTAL.

Esta norma es un acuerdo social para determinar cuáles serán los niveles de sustancias contaminantes seguros y permitidos para procurar la salud del ser humano y de los seres vivos que habitan en ella. Básicamente una norma ambiental es un acuerdo social, en el que todos podemos participar.

Para ello se realizan los llamados Aprestos de Convocatoria Pública, donde es posible para el público conocer los lineamientos de elaboración de dicha norma.

Las normas secundarias de calidad para aguas continentales establecen los valores de las concentraciones y períodos máximos o mínimos permisibles de sustancias, elementos, energía o combinación de ellos, en razón de la protección y conservación de las comunidades acuáticas y los usos prioritarios, es decir, de la captación de agua pata potabilizarla, para riego irrestricto, para riego restringido, para bebida de animales, acuicultura, pesca deportiva y recreativa.

Beneficios de la norma secundaria para la región de O´Higgins:

a. Aplicar instrumentos para la prevención o descontaminación de las aguas.
b. Informar e involucrar a la ciudadanía, en la gestión ambiental de los recursos naturales de su entorno.
c. Facilitar la gestión ambiental de las aguas. Contar con la información precisa y oportuna sobre la calidad del agua, que permita orientarnos hacia una correcta toma de decisiones. d. Facilitar la entrada de productos y/o servicios a mercados con altos estándares ambientales.